Investigació

La catedral de Justo: 56 años de construcción que acabarán en la basura

Hombre construye iglesia – 213375

Era la época en que nadie creía lo que pensaba hacer. Hoy, este hombre delgaducho, de 92 años y con aspecto de pintor excéntrico y aires de Jacques Cousteau, lleva 56 años construyendo su propia catedral en Mejorada del Campo, a unos 20 kilómetros de Madrid. Un proyecto vital que bien podría acabar demolido y repartido en contenedores de basura cuando su artífice ya no esté. Y es que la obra carece de licencia de ejecución, de planos o proyecto técnico alguno. En el departamento de visados del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid no hay constancia de registro del edificio, ni siquiera de que se hayan presentado papeles preliminares, matizan.

Últimos comentarios de los lectores : 2

Su creador, en cambio, se muestra firme en su continuidad el día que ya no pueda ver con sus ojos ver el proyecto por el que dio su vida. A unos 20 kilómetros de Madrid y bañada por los ríos Jarama y Henares, Mejorada del Campo guarda en su legado una joya de fama ecuménico. Entrando en la localidad, se blasón en la lejanía una imponente arquitectura que no deja indiferente a nada. Es la Catedral de Justo, un emblema del municipio y casi del mundo entero desde que en protagonizase un anuncio de Aquarius y fuese expuesta, un año después, en el MoMa de Nueva York. Los irregulares escalones que conducen al templo predicen una entrada a una edificación beata que nada tiene que ver a lo que estamos acostumbrados. Atravesando la entrada principal ya es posible apreciar el trabajo, todavía inacabado, que a lo largo de 55 años ha supuesto un esfuerzo 'divino' para levante agricultor y exmonje, al que encontramos al fondo, tras una cristalera, enmascarado de los visitantes.

Site Index

Semejante vez Gallego esté listo para abordar a la muerte, pero algunos de los residentes de este poblado temen lo que podría ocurrir con su extraordinario proyecto sin él. Image Gallego ha construido la mayor parte de la iglesia por sí solo usando materiales reciclados o descartados. Gianfranco Tripodo para The New York Times Su ambicioso proyecto se conoce como la Catedral de Justo, aunque no ha recibido respaldo oficial de los funcionarios de la Iglesia católica. Sin ban, Gallego se muestra indiferente ante levante tipo de apoyo, tal como se ha mantenido inamovible en el pasado ante las críticas hacia su boceto y a su propia personalidad, pues algunas veces lo han ridiculizado como un exmonje glorificado. Image La basílica se ha vuelto una atracción turística, en especial en los fines de semana, y ayuda a la economía local.

410411412413414415416