Anomalía

Carmen Amaya

Hombre bailando ofrece

Ataviados con sus mejores galas, el cuarteto reconvertido en sexteto en los directos nos daba la primera sorpresa de la noche con un cambio en el setlist. A pesar de ser numeroso desde primera hora el personal se entreveía algo tímido desde las primeras filas. Y es que lo de estos chicos es cuanto menos algo totalmente salvaje. Recuperado el aliento llegaba el turno de Julio de la Rosa. El jerezano se enfrentaba a la ardua tarea de cerrar una noche en la que Egon Soda y León Benavente habían dejado el listón muy pero que muy alto. Sin haberlos visto nunca y con muchas expectativas puestas en ellos llegaba la hora de hacerse hueco en las primeras filas para disfrutar de The Right Ons. Y así fue. Vamos, que The Right Ons es de esas bandas que se come el escenario a golpe de guitarra y baqueta.

Menú de navegación

Feed algo especial en el aire, poco intangible que no se ve, empero que se siente muy dentro. A veces se ve el castillo, a veces no. Seguro que a Mozart le hubiera encantado tocar bajo la Torre de Nubes, de acero y cristal, que parece flotar sobre el mismo auditorio. En la Baja Austria siempre hay tiempo para escuchar un acorde. En el castillo renacentista de Rosenburg los conciertos, entre mayo y octubre, tienen lugar a la luz de las velas. Se podría largar que en la ciudad siempre feed alguna melodía de fondo a la que prestar atención.

69707172737475